TRUCOS PARA ADELGAZAR.

Si estás cansada de pasar hambre, si no quieres renunciar al chocolate, si no quieres saturar tu cuerpo de proteínas… sigue los consejos que te doy y verás cómo la báscula te sonríe. Sólo tienes que añadirle a tu día a día los pequeños trucos que compartimos contigo.

Adelgazar no es fácil, pero se puede conseguir con pequeños cambios cada día en nuestra forma de comer y de hacer ejercicio. Hemos recogido los trucos que funcionan a la hora de perder peso.

1. Cocina con espinacas

Antes que cualquier otra verdura verde: tienen el doble de fibra, lo que ayuda a tu organismo a procesar las grasas más eficazmente.

2. Siempre come grasas “buenas”

Por ejemplo: nueces y aceite de oliva, que también ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardÍacas.

3. Inicia tus comidas con una ensalada

Si es de judía negras, pimientos, tomates, cebollas y maíz y la aliñás con aceite de oliva y limón fomentarás la pérdida de peso. La combinación de fibra, supresores del hambre y compuestos quema-grasas harán que te deshagas de esos kilos de más.

4. Pásate a la lombarda

Adelgaza unos cientos de gramos pasándote a la lombarda como guarnición diaria del almuerzo. Ayuda a perder peso al aumentar la producción corporal de la adiponectina, que quema las grasas y la leptina, que suprime el apetito.

5. Incorpora a tu dieta el jamón cocido

El jamón cocido de la parte trasera del lomo es el que tiene más proteínas y menos veta de grasa.

6. Bebe el zumo con su pulpa.

La fibra se procesa más rápidamente, lo que te hará sentirte saciado durante más tiempo.

7. Toma piña.

No es sólo es lo mejor que puedes picar para acelerar el metabolismo, además contiene bromelina, que ayuda a descomponer las proteínas.

8. Rocía canela en el yogur

Esta especia es un potente acelerador metabólico: la mitad de una cucharadita al día basta para quemar un kilo extra al mes.

9. Añade picante a la comida

Esto disparará tu metabolismo para procesar la grasa más rápido.

10. Diluye la leche entera de los cereales con agua.

Esto reduce la absorción de azúcar y disminuye el consumo de grasa.

11. Come granada

El aceite de las semillas de este fruto reduce la capacidad del organismo de almacenar grasa y, además, mitigarán tu antojo de dulces.

12. Añade lentejas a cada comida

Las lentejas son muy ricas en leucina, un aminoácido que quema la grasa rápidamente.

13. Come una manzana 15 minutos antes del almuerzo.

Consumirás 187 calorías menos si lo haces.

14. Procura tomar un puñado de guisantes al día

Así obtendrás folatos y fibra beneficiosas para el corazón, además de un nivel de saciedad mayor que con otros alimentos.

15. Desayuna huevos

Contienen proteínas bajas en calorías, perfectas para perder peso, además de que te dejarán saciado toda la mañana.

16. Échate unas risas.

Una sesión de carcajadas de entre 10 y 15 minutos diarios mejora el consumo energético semanal en 280 calorías. Repasa tu serie cómica favorita.

17. Pide un plato grande único en lugar de varias cosas de picar

Los platos pequeños hacen que comas de más.

18. Date un baño caliente por la noche para ayudar a la digestión.

También te prepara para el sueño, lo que mantiene equilibrado el nivel de azúcar.

19. Deja pasar un máximo de tres horas entre cada comida

Esto garantiza que tu ritmo metabólico no fluctúe.

20. Practica más sexo.

Además de quemar 150 calorías cada 20 minutos, dispara la producción de una hormona que aumenta el metabolismo y la generación de músculo magro.

21. Comer sin gluten.

Es una moda que empezó por la necesidad obligatoria de eliminar los alimentos con gluten en el caso de la enfermedad celiaca. Al quitar los cereales como el trigo, centeno y cebada y sus derivados, los celiacos no sólo mejoraban sus problemas de salud, además perdían peso, aumentaban la energía y reducían el dolor en las articulaciones, alergias y otros síntomas.

22. Come alcachofas y alimentos prebióticos. 

Perder peso se consigue cuidando la flora intestinal. Las bacterias intestinales parecen tener un papel muy importante a la hora de mantener la línea y no engordar.

23. Desayunar para comer menos y mejor.

Es el talón de Aquiles de las dietas, pocas personas dedican tiempo a desayunar a primera hora de la mañana.

24. Tés e infusiones de plantas todos los días.

No hay mejor forma de aumentar la hidratación y evitar los picoteos entre horas que hacerte un té de plantas naturales. Tienes muchas variedades para elegir, y como siempre digo, si vas a hacerlo, hazlo bien. Compra tés de calidad, con hierbas de origen ecológico, hazte con una tetera y disfruta de la ceremonia de una infusión bien hecha. Son 5 minutos de descanso y disfrute para ti. Y eso también se nota a la hora de perder peso, porque están bebiendo una infusión natural rica en antioxidantes, con propiedades medicinales y sin calorías.

25. Aprender de los fallos de las dietas anteriores.

Cada dieta es un aprendizaje. Con cada dieta ganamos experiencia en nuestro metabolismo, nos conocemos mejor y descubrimos qué método es el más beneficioso para nosotros. Cada persona es un mundo, haz de tu experiencia tu guía y aprende cosas nuevas con lo que se descubre cada día en nutrición.